Agricultores de Itapúa enriquecen el suelo en busca de mayores rindes

Productores de Coronel Bogado entran al programa de agricultura sustentable con biotecnología de INBIO para mejorar rendimientos.

Video: Pasando el rolocuchillo en la finca de Francisco Silva: Buenas Prácticas Agrícolas.

CORONEL BOGADO, 20-06-2020 (Noticias INBIO) — “Cuando la leche tenía alto contenido de almidón directamente nos rechazaban en la cooperativa, no podíamos vender, generando pérdida para nosotros”.

Esta rotunda definición pertenece a Francisco Silva productor de Coronel Bogado, Itapúa, y revela las limitaciones que la agricultura tradicional impone a productores que no sólo no pueden superar rendimientos pobres sino que el producto de su esfuerzo es frecuentemente rechazado por no alcanzar los parámetros de calidad que exige el mercado.

Por eso Silva decidió ingresar al Programa de Agricultura Sustentable con Biotecnología del Instituto de Biotecnología Agrícola (INBIO), cosa que hizo a finales de 2019 con el objetivo de mejorar el rendimiento de su producción y garantizar de esta manera el sustento principal de la familia.

LLEGADA A INBIO — “A través de la Coordinadora Agrícola del Paraguay (CAP) filial Coronel Bogado y de la municipalidad de esta ciudad, llegue a INBIO –refiere Silva-. Soy presidente de la Asociación de Agricultores Bogarences Unidos, y realmente nos hacía falta esta asistencia porque nuestro suelo es muy pobre, ya no podemos producir y lo que cosechamos es ínfimo”.

Nuestro entrevistado cuenta que las últimas cosechas de maíz no fueron suficientes para alimentar a su ganado de manera que debía complementar la alimentación con mandioca. El resultado fue un aumento en la carga de almidón en la leche y eso hizo que en más de una ocasión su producto fuera rechazado en la planta industrial.

Cuando la leche tenía alto contenido de almidón directamente nos rechazaban en la cooperativa, no podíamos vender, generando pérdida para nosotros” recuerda Silva, quien agregó que “ahora, con la asistencia de INBIO, estoy seguro que vamos a recuperar el rendimiento de nuestro cultivo y mejorar la alimentación de los animales”.

MEJORA DEL SUELO — Para el ingeniero agropecuario Claudio Fleitas, coordinador del programa que lleva adelante INBIO, el objetivo es muy claro en cuanto a los trabajos que deben realizarse en la finca de Francisco Silva.

En la zona hay varios productores lecheros que tienen la necesidad de contar con alimentos para nutrir su ganado durante todo el año. Ellos están organizados en una comisión para vender la leche a la Cooperativa Colonias Unidas” comenta el técnico.

Lo primero que hicimos fue un análisis laboratorial del suelo y puedo decir que su estado es crítico porque está muy compactado y es muy arenoso –detalló Fleitas-. Una primera acción es su encalado, que va a sumarse al abono verde de invierno que ya se está sembrando”.

Fleitas agregó que esa siembra es una combinación de nabo, avena y lupino como antecesor del maíz y de parcelas de recuperación. Como abono verde antecesor de la soja fueron sembrados avena y nabo. Próximamente se realizará la aplicación de cal agrícola para corregir la acidez de suelo.

Silva afirmó que “la intención de los agricultores es producir forraje, pero en las condiciones en que se encuentra su suelo es un poco complicado hacer ensilaje”.

Mi idea –ejemplificó el técnico- es dividir la parcela de dos hectáreas en tres partes. Un tercio se dedicaría a la recuperación de suelo con abonos verdes de invierno y de verano. Después, en enero, se podrá sembrar el maíz en un suelo con más cobertura, más rastrojo y más raíz”. 

Fleitas estima que esa práctica va permitir que el maíz se desarrolle mejor, produzca más cantidad de mazorcas, a lo cual deberán sumarse algunos abonos verdes de otoño con el maíz, dando como resultado un suelo con mayor cobertura. Esa estrategia permitirá producir también algo de forraje para periodos críticos con un ensilaje de buena calidad, sin comprometer la fertilidad de su suelo.

INNOVANDO CON LIDERAZGO – Por su parte, Silva expresó su satisfacción por los trabajos que se están llevando a cabo en su finca de Coronel Bogado.

Cada paso –afirma- lo estoy llevando de una manera diferente de lo que estábamos acostumbrados a hacer. Por ejemplo, la recuperación del suelo es algo nuevo para mí y también el rolado que antes no hacíamos. Ahora conseguí un rolo cuchillo que estamos usando con otros cuatro productores. Esta experiencia para nosotros es una oportunidad”.

Para el técnico de INBIO, un factor extraordinariamente importante es que Silva, como cooperador del programa, es un líder. Y ese es un factor clave para asegurar la eficacia del programa de agricultura sustentable con biotecnología.

“Silva demuestra mucho entusiasmo –refiere el Ing.Fleitas- y tiene seguidores además de una gran voluntad de trabajo. Su familia lo apoya, sus hijos se involucran en el trabajo y eso garantiza que su siguiente generación pueda continuar en este camino. Ahora mismo hay un vecino que está copiando las prácticas de Silva y hay más productores de la zona que se interesan en el programa demostrando muchas ganas de aprender”.

Autor entrada: Chaco Paraguayo