De Greta Thunberg a Naomi Seibt: Del alarmismo climático a la realidad razonada

Naomi, un ejemplo de juventud prudente, racional e inteligente que rechaza la ciencia climática ingenua.

 

  • Por el Dr. Albrecht Glatzle
  • Agrobiólogo, Director del INTTAS.

 

Naomi Seibt, la llamada Anti-Greta por los medios de comunicación políticamente correctos, y Greta Thunberg tienen una cosa en común: la excelencia en el idioma inglés. Todas las demás calificaciones de los dos «ídolos» (del alarmismo climático por un lado y del realismo por el otro) son completamente contradictorias.

Quiero mencionar algunas:

1) Mientras que Naomi ganó el primer premio en el concurso escolar nacional Jugend Forscht  (la juventud investiga) en física a la edad de 13 años y se graduó con distinción a los 17 en el bachillerato, Greta ha animado a decenas de miles de estudiantes de toda Europa a faltar a la escuela los viernes y a manifestarse por el clima (Fridays for Future) y ha dedicado un año escolar propio a la agitación política.

2) Mientras que Naomi, a la edad de unos 16 años, empezó a dudar de la versión oficial del alarmismo climático, y a través de los estudios autodidácticos se convirtió en una confesada escéptica del cambio climático antropogénico, Greta fue «descubierta» por potentes medios de comunicación «por pura casualidad» en su primer día de huelga escolar «por el clima» y siempre estuvo controlada e instrumentalizada por poderosos terceros. De lo contrario nunca se le habría dado acceso y espacio de palabra en Davos, en las COP y en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

3) Mientras que Naomi dirige su propio canal de YouTube por iniciativa propia, analizando críticamente tópicos  políticos de moda (el aborto, la ideología de género, la socialización de la crianza de los niños alejándolos cada vez más de la influencia familiar, la histeria climática y la migración masiva incontrolada), cada frase de Greta ha sido pre-formulada por sus patrocinadores y meticulosamente ensayada.

4) Mientras que Naomi entiende muy bien de lo que habla y pide prudencia y sentido común en materia de cambio climático (¡cualquier lector atento de un buen libro de paleo climatología debe indispensablemente convertirse en un escéptico del llamado cambio climático antropogénico!), Greta invoca la «ciencia» en general (sin entender nada de ella), acusa a la generación mayor con gestos amenazadores de haber destruido su juventud y pide un comportamiento de pánico completamente irracional en asuntos climáticos.

5) Mientras Naomi se convertía en víctima de la ley de censura

(«Netzwerkdurchsetzungsgesetz», que fue aprobada inconstitucionalmente en el Bundestag alemán durante un partido internacional de la selección alemana de fútbol en presencia de menos del 10% de los miembros del Parlamento en julio 2016), al sufrir el cierre de su canal de YouTube (que, sin embargo, fue liberado al cabo de una semana por el destacado abogado Dr. Steinhöfel quien suele ofrecer sus servicios ad honorem para este tipo de casos), tanto la canciller alemana Merkel como el presidente Steinmeier han elogiado a los estudiantes que faltan ilegalmente de clases junto con Greta por su activismo ideológico.

La excelencia de Naomi ha sido descubierta por el Instituto Europeo de Clima y Energía (EIKE) del que soy miembro (no recibiendo salario, sino aportando recursos modestos e ideas). Naomi fue invitada para entregar un tipo testimonio en la conferencia sobre el clima organizada por EIKE y realizada en noviembre de 2019 en Múnich.

Allí Naomi fue descubierta por el presidente del Heartland Institute, quien hizo posible su participación en la COP25 (Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático)  en Madrid, para demostrar que también hay jóvenes prudentes, racionales y muy inteligentes que no apoyan la ciencia climática ingenua (y peligrosa) de la ONU que se puede resumir en las palabras del ex Secretario General Ban Ki-Moon:

«Enfocar una economía baja en Carbono, es necesario y benéfico, es solidaridad con los pobres y los más vulnerables» (traducción literal de lo que escuché con mis propios oídos en la COP21 de París).

Autor entrada: Chaco Paraguayo